¿CUÁL ES EL DEPORTE MÁS ADECUADO PARA MI HIJO?

¿CUÁL ES EL DEPORTE MÁS ADECUADO PARA MI HIJO?

Esta es una de las preguntas que más a menudo se realizan los padres los días previos al comienzo de curso. La mayoría de los progenitores coinciden en la necesidad de que sus hijos practiquen un deporte, pero todos terminan repitiéndose la misma pregunta, ¿cuál es el más adecuado?

La mayoría de expertos coinciden en señalar que la elección de un deporte se debe realizar en función de la edad de cada niño, de sus necesidades y de sus gustos, de modo que sea el niño, siempre bajo nuestra orientación, quien seleccione la actividad. Pero una sociedad cada vez más sedentaria, en la que la educación permisiva, la mala alimentación y la existencia de nuevas tecnologías han multiplicado un número cada vez mayor de niños obesos, debemos tener claro que una práctica deportiva equilibrada es fundamental.

Niños de tres a siete años de edad
A esta edad, los niños todavía no tienen tan claros sus gustos o preferencias, por ello nuestra orientación va a ser todavía más importante. Teniendo en cuenta que los expertos recomiendan que el pequeño no realice más de tres o cuatro horas de ejercicio físico semanal, la actividad más recomendada es la natación, ya que permite trabajar aspectos tan diversos y relevantes para el desarrollo como la coordinación o la resistencia. Pese a ello, tenemos que tener claro que los niños a esta edad lo que deben hacer es jugar, dentro y fuera del agua, nunca competir.

Niños de siete a nueve años de edad
Con estos años, la variedad resulta fundamental. El niño todavía está descubriendo el mundo que le rodea, por lo que es importante que realice simultáneamente varios deportes, con el objetivo de que más tarde se decante por su preferido. Lo más conveniente es que realice algún tipo de deporte individual, como tenis, natación o artes marciales y un deporte en equipo, como el baloncesto, el balonmano o el fútbol.

Niños de nueve a doce años de edad
En este momento, ya podremos empezar a ver si nuestro hijo simplemente se divierte haciendo deporte o si, por el contrario, desea aspirar a competir en alguna disciplina. Las ligas escolares o los torneos de deporte base, favorecen la relación del niño con la competición y la presión. De todos modos, es importante recordar que a estas edades el deporte es todavía un juego y no una futura profesión, por lo que lo más importante es que el pequeño se divierta haciendo lo que más le gusta.

Además, siempre debemos tene en cuenta que

  • La especialización y la práctica deportiva precoz no es buena, ya que puede interferir en el desarrollo físico o piscológico de pequeño. 
  • Es siempre recomendable combinar la práctica deportiva individual y grupal
  • Debemos evitar el sedentarismo, pero también la sobrecarga de ejercicio físico. 
  • Es conveniente realizar un seguimiento médico del niño
  • Los gustos del niño son fundamentales para que el deporte sea un juego y no una obligación. 
Publicado el 07/09/2016 Home 0 1178

Vistos recientemente

Sin productos
Comparar 0