Definición y justificación del calentamiento deportivo, por Santiago Ferrer.

Partimos del concepto de calentamiento, que es el periodo de tiempo en que realizamos unos ejercicios para seguir una actividad deportiva. La justificación del calentamiento para conseguir los objetivos son sus efectos que pueden ser fisiológicos, neuromusculares y coordinativos.

A nivel fisiológico, el calentamiento aporta la disociación de oxigeno de la hemoglobina más rápida y completa a temperatura corporal elevadas. Con una mayor liberación de oxígeno en los músculos activos se activan los procesos oxidativos y la liberación de oxígeno de la mioglobulina se incrementa con el aumento de la temperatura. En las células se produce un aumento de la temperatura que supone una disminución  de la energía de activación necesaria para las reacciones químicas del metabolismo celular, acelerando los procesos metabólicos necesarios para la actividad física. El aumento celular reduce la viscosidad muscular de forma que mejoramos su eficiencia mecánica. La velocidad de transmisión de los impulsos nerviosos se ve facilitada con el aumento de temperatura y  la sensitividad de los impulsos nerviosos. 

El efecto neuromuscular se produce con un  aumento de la temperatura muscular que a su vez puede provocar y provoca la eficacia de la contracción al reducir la viscosidad intramuscular, y aumentos de velocidad de contracción.

A nivel coordinativo, el calentamiento prepara al deportista para realizar una determinada habilidad motriz o gesto técnico. Además el aumento de la frecuencia cardiaca se produce con el esfuerzo que activa la adrenalina, hormona que a su vez  activa el sistema cardiovascular y el metabolismo. El sistema circulatorio se activa por los estímulos corticales y por las vías nerviosas y flujo sanguíneo. El proceso de calentamiento condiciona de forma favorable el proceso por su influencia  de orden psíquico sobre el sistema cardiovascular. El aumento de la presión sanguínea en el curso de un esfuerzo se explica, por el aumento de la cantidad de sangre en circulación y el incremento cardíaco al distribuir la sangre a los músculos y a los órganos implicados en el esfuerzo. La vasoconstricción periférica provocada por la noradrenalina disminuye el diámetro de los vasos sanguíneos con el objeto de poner a disposición de los músculos más sangre para el esfuerzo.

El aumento del volumen sanguíneo es provocado por la actividad  y permite llevar más oxigeno a la musculatura y eliminar los desechos resultantes, así evitamos una hiperacidosis de la musculatura provocado por el descenso del Ph. La frecuencia respiratoria aumenta en función del esfuerzo para poder atender a la demanda de las necesidades de oxígeno de la musculatura. El ajuste respiratorio acusa cierto retraso al inicio de un esfuerzo. El calentamiento puede reducir la demora de ajuste de la ventilación al comienzo del esfuerzo por un aumento de su volumen y una coordinación de los mecanismos de regulación. La viscosidad muscular disminuye por la elevación de la irrigación sanguínea y el calor generado por el esfuerzo muscular que aumenta la temperatura muscular. Este aumento de temperatura muscular provoca  una disminución de la viscosidad en tendones, músculos y ligamentos, también aumenta la elasticidad muscular y así mejora la coordinación neuromuscular.

 


Web: Santiago Ferrer Moreira

Publicado el 03/02/2014 por Chema Sport Home 0 4512

Vistos recientemente

Sin productos
Comparar 0